Ayuda en Acción Perú
Seguir:

El derecho a la alimentación es un derecho humano fundamental, que como tal debe ser reconocido, respetado, protegido y garantizado por los Estados.

En las zonas en las que estamos presentes, muchas de las familias se encuentran en una situación de exclusión y pobreza que les lleva a vivir en situaciones de subsistencia que les impide satisfacer sus necesidades más elementales y luchan a diario para disponer de alimentos con los que poder seguir viviendo.

Para Ayuda en Acción y desde el enfoque de derechos, nuestro trabajo impulsa la plena realización del ejercicio del derecho a la alimentación con dignidad e inclusión, como uno más de los derechos humanos que toda persona tiene.

Para ello, en nuestra práctica trabajamos para garantizar la seguridad alimentaria y la promoción de la soberanía alimentaria,

  • impulsando iniciativas que fortalezcan las capacidades de las personas, las familias, organizaciones, asociaciones locales y otros colectivos en el desarrollo de proyectos de producción de alimentos para el autoconsumo y mercado, otras iniciativas económicas generadoras de ingresos o el acceso a programas sociales y donaciones. También incluimos programas de prevención y respuesta ante crisis alimentarias.
  • fortaleciendo las capacidades de las organizaciones de la sociedad civil involucradas y de los gobiernos locales para participar en el diseño, actualización y ejecución de políticas públicas que impulsen el ejercicio pleno del derecho a la alimentación, tanto a nivel local como nacional e internacional.
  • desarrollando y participando en campañas de incidencia política local, nacional e internacional en torno la exigibilidad de los derechos humanos, y en especial el derecho a la alimentación, mediante alianzas estratégicas con otras organizaciones afines y de promoción de los derechos humanos.
————-

EN PERÚ

PROPUESTA GANADERA

La Fundación Ayuda en Acción tiene dentro del objetivo de Desarrollo Económico, promover la crianza tecnificada de Ganado Vacuno productor de leche de alto nivel genético, para ello se hace necesario:

  • Capacitación de los actores sociales.
  • Siembra de pastos mejorados.
  • Edificación e implementación de infraestructura productiva (establo, ordeño mecánico, picadora de forraje, etc) – Estabulación.
  • Difusión de la propuesta mediante la participación en Ferias, orientado a mejorar las condiciones de vida de las familias de sus diferentes áreas de intervención.

La aplicación de la propuesta ganadera ha permitido aumentar en un 400% la producción lechera de los ganaderos con los que trabajamos en la región de Cajamarca. Con la propuesta tradicional las vacas “criollas” de la zona producen en promedio de 5 a 6 litros de leche diariamente; con la propuesta de AeA se produce un promedio de 24 litros por vaca y día en campaña de 305 días de lactación, llegando algunas vacas hasta los 37 litros. Esta innovación no sólo implica mejorar los ingresos de los ganaderos, sino mejorar la alimentación de las familias.

El trabajo ganadero de Ayuda en Acción, genera impacto a nivel local, regional y nacional:

  • A nivel local, se constituyen Centros Modelos de Capacitación y de Transferencia Tecnológica; por otro lado, se ha formado la Asociación de Criadores de Ganado Holstein Registrado.
  • A nivel regional y nacional, se difunde la experiencia mediante la participación en ferias como el caso de la Expo Feria Agropecuaria, Agroindustrial, Artesanal y Turística, Fongal Cajamarca; La Feria Agropecuaria, Artesanal, Agroindustrial y Turística de Chota; y la Feria Agropecuaria y Artesanal de Querocoto, en las que participamos con algunos ejemplares ganándose el reconocimiento de la población y algunos trofeos.

Estamos convencidos de que el éxito de la ganadería lechera radica en la apropiación de la tecnología con todas las implicancias que ésta determina, sumado al logro de la eficiencia para poder maximizar la producción y productividad, garantizando sólo así la sostenibilidad de esta actividad.

PARCELA AGROECOLÓGICA

Tiene como objetivo realizar un manejo integral, rentable y bio diversificado de la parcela en situación de minifundio. La metodología de determinación y ordenamiento de los espacios de la parcela es participativa familia-equipo técnico, para lo que se utiliza, por ejemplo, la técnica del mapa: la familia elabora un mapa de la situación actual de la parcela y se plantea para un lapso de tiempo determinado, entre de 3 a 5 años, una meta a lograr.

Para ello se propone un conjunto de actividades y transformaciones para alcanzar lo trazado. Los miembros de la familia participan en forma integral en este ordenamiento del espacio agrícola, aportando con criterios e ideas de su propia experiencia, complementándolas con las del equipo técnico. En esta perspectiva se consideró que la parcela agroecológica debería manejarse teniendo en cuenta las siguientes áreas:

  • Área agrícola: se tiene en cuenta la aptitud y variedad de suelos, para instalar y desarrollar cultivos que se adapten a la zona.
  • Área Pecuaria: destinada a la crianza tecnificada de animales menores (cuyes, ovinos, gallinas de postura, conejos) y mayores (vacas).
  • Área Forestal: diseñada para la promoción y producción de plantones forestales y frutales con el propósito de realizar plantaciones en pequeños bosquetes y sistemas agro silvopastoriles.
  • Área Piscícola: orientada a la producción de Carpas o Tilapias para el consumo familiar debiendo servir además como centro de capacitación e interaprendizaje comunitario.
  • Área Apícola: orientada a la instalación de apiarios con el propósito de mejorar los ingresos económicos de las familias.
  • Área de Abonos Orgánicos: orientada al aprovechamiento eficiente de la biomasa producida por los animales domésticos y la obtenida a través de la producción de compost y humus de lombriz para el mejoramiento de los suelos.

Conforme se desarrolla la propuesta, dependiendo de cada caso, se realizan algunas innovaciones como: destinar espacios para la producción de cultivos alternativos (fresa, alcachofa, piña, etc); diseñar y construir pequeños establos para el manejo estabulado de ganado lechero; reemplazar el área forestal por una frutal; introducir producción de estiércol líquido enriquecido con sales minerales y con plantas de la misma zona, preparado por las mismas familias; preparar del humus de lombriz para el aprovechamiento del purín, entre otras, dado que la calidad de los suelos son el principal capital agrícola.